Saltar al contenido

En muchos momentos de mi vida he convivido con la soledad, es algo innato a la fobia social por sus características y no es algo fácil. Sí es cierto que aprendes a convivir con ella y te vuelves adicto, pero tiene efectos contraproducentes ya que nos va a hacer perder habilidades sociales, oportunidades, perderemos fluidez a la hora de interactuar y eso provocará en nosotros un sentimiento que minará nuestra autoestima.

Es cierto que la soledad es puede ser buena compañera y hay que saber apreciarla. Nos ayuda a analizarnos a nosotros mismos pero probablemente si eres una persona introvertida estarás cansado de hacer introspección. El exceso daña por lo que la soledad no puede convertirse en un modo de vida (o al menos no debería, somos libres de tomar decisiones aunque éstas sean contraproducentes).

Como la soledad no es una enfermedad, si no un hábito que adquirimos y que se instala en nosotros, te quiero decir que es posible superarla, o al menos, volver a tener una mínima vida social, por una buena salud mental que no nos haga encerrarnos en nosotros mismos en un círculo vicioso sin tener en cuenta el exterior. Es importante conocer los puntos de vista de los demás aunque no tengamos porqué acogernos a ellos.

Te traigo este artículo para que descubras 5 consejos que yo he ido siguiendo para poder aprender a superar la soledad. Si a mí me ha funcionado a ti te va a funcionar también. Al final del post te darás cuenta de que si quieres, no es tan difícil abandonar la soledad.

...continúa leyendo "5 consejos con los que aprendí a superar la soledad"

  •  
    20
    Shares
  • 20
  •  
  •  
  •  
  •  
  •   
  •   

Jesús es una persona a la que le cuesta expresarse o hablar en público y que mantiene bajo un enorme muro todos sus pensamientos. Él sufre mucho por ello y tiene muchos problemas a la hora de mantener una actitud asertiva. Siempre se pregunta por qué tiene tantas dificultades para defender su postura cuando aparentemente es muy sencillo para los demás. Él quiere saber si es un rasgo de su personalidad (la timidez) o puede ser algo más grave como un trastorno de ansiedad social.

Hoy explicaré cuales son, a grandes rasgos, las diferencias más evidentes entre la fobia social y la timidez. Te recomiendo que leas un artículo que publiqué hace unas semanas donde explico con todo detalle qué es la fobia social y sus síntomas.

...continúa leyendo "¿Qué diferencias hay entre la fobia social y la timidez?"

La asertividad es la capacidad de expresar opiniones, sentimientos, actitudes y deseos y además reclamar nuestros propios derechos en el momento más adecuado sin que ello suponga sentir ansiedad de manera continua a la hora de pedir lo que nos pertenece.

Por lo general las personas asertivas suelen decir lo que piensan, no dejan que los demás se aprovechen de ellos bajo ninguna circunstancia, manifiestan sus deseos y sentimientos sin expresar ira o enfado. No te preocupes si no te sientes identificado con este comportamiento, tienes que saber que la asertividad puede practicarse y conseguirlo sin dejar de ser tú mismo.

...continúa leyendo "6 claves para ser más asertivo y ganar autoconfianza"